Mi obsesión desde hace algunas semanas es algo que no a todo el mundo le parece correcto, por eso lo vuelvo a postear. Para algunos es hasta abominable, pecaminoso, grotesco, desvergonzado, asqueroso e irrealizable por decir lo menos, por todo ello, y para que quede claro lo que pienso, aqui está de nuevo esa historia. Me refiero al hecho de ser gay, ya sé que es algo que cada día se hace más común y que, consecuentemente es algo que cada vez, aparentemente es más aceptado y familiar para todos, pero en el fondo, tal parece que todo eso es pura palabrería.

Les voy a contar la historia de una amiga, de verdad es una amiga, no como los comerciales de la hemorroides, eso que ella esta atravezando yo lo pasé hace mucho tiempo, pero debo aclarar que, por suerte, fue mil veces menos duro para mi, y espero que para muchos otros también. La historia comienza cuando ella, por azares del destino descubre que no es la que durante 22 años supuso que era, lo cual me deja un poco la sensación que desde ahpi es donde las cosas a veces están mal, uno siempre sabe quién es, a veces se lo niega, a veces lo esconde, a veces simplemente lo descubre, pero uno mismo no puede ser un desconocido para cada quién. Bueno, volviendo al tema de mi amiga, pues resulta que un buen día cae rendida antelos encantos de otra mujer (cosa que por más que me esmero no entiendo, jajaja), se rinde a sus impulsos y deja salir todo lo que mucho tiempo mantuvo escondido en un recóndito cajón del closet de sus entrañas. comenzó así un tórrido romance que se ha ido convirtiendo poco a poco en una historia de amor que ni Corín Tellado hubiera podido imaginar mejor.

Hasta ahí todo era miel sobre ojuelas, hasta que se le ocurre contarle a su madre el estado de las cosas en su vida privada, y ésta se pone como dama de alcurnia decimonónica, la declara insana, impura, innombrable e indecente, por decir lo menos. Sería tañl vez un episodio propio de la vida de cualquiera que sale del closet, un poco subido de tono en lo que a los insultos respecta, pero dentro de los límites aceptables al defender una convicción, el problema viene cuando esto se junta con la muuuuy torcida historia familiar que esa madre en cuestión carga a cuestas (incluidos sus propios actos íntimos por supuesto), todo lo cual debería ser suficiente para que el juicio hubiera sido menos delesnable.

Los momentos climáticos de la historia vienen cuando a mi amiga la empiezan a llegar ataques de diverso tipo, todos ellos de la más baja calidad moral posible por parte de un padre o madre, como ejemplos sólo mencionaré la falta total de dinero desde ese momento de confesión, el constante cuestionamiento de “Por qué haces esto? Quien te lo pegó? Lo haces para vengarte de que he sido una mala madre? Si te alejas de ella volverás a ser normal?”, de la palabrita “normal” no me ppienso ocupar mucho por que es por demás denigrante el uso que a veces le damos, acaso es anormal ser homosexual, pero no lo es que un sacerdote tenga hijos regados por el mundo o abuse de niños, o cuando un esposo le pinta los cuernos a su mujer, a veces con otro hombre a veces con otra mujer, y hasta, como sucede en muchos casos, la contagia de sabrá dios qué porquería de transmisión sexual que se ligó en algún lado?

La historia hasta el día de hoy se quedó en que a ella le regalaron, dedicado y todo, un librito de considerable número de paginas que lleva por título el siempre inteligente título de Atención Pastoral A Las Personas Homosexuales, del autor mejor ni hablar, es el mismísmo Joseph Alois Ratzinger, ahora conocido como Benedicto XVI (la SS de Su Santidad, bueno, está por demás decir que sobra) antes que nada, quién le dijo a ese señor, inquisidor moderno, defensor radical de a fe y la ortodoxia en tiempos de Carol Wojtyla (ya sabemos su nombre artístico) que los homosexuales necesitabamos ayuda? Ahora resulta! Jajajaja! Pero bueno, el punto es que este librito en la vida de mia amiga no repsresenta otra cosa sino la punta del iceberg de la clase de educación que se le quiso dar, com a todas las generaciones que en su familia la anteceden, cien por ciento cristiana, siempre teniendo en cuenta que hay que poner la otra mejilla y hasta las pompas si hace falta espacio para la reprimenda, perdonar a los que nos hacen daño, estar contentos si somos pobres o si sufrimos en la tierra… Todas esas cosas inexplicables que dominaron el mundo por varios siglos después de la caída de los romanos.

Todo esto lo escribo simplemente por que me saca mucho de onda lo que le pasa a ella, pero sobre todo por que me aterroriza el tipo de gente con el que nos podemos relacionar, a veces sin pedirlo, y cómo con años de programación al menor estilo neurolingüístico podemos acabar con algo tan valioso como la integridad de una persona, el valor paa defender lo que piensa y siente y su libertad de ser quién quiere ser y cómo lo quiere ser, acaso ella le blandió el dedo flamigero de la deshonra a su madre por que le gusta el helado de limón o el sexo oral? No, claramente nadie lo hace, entonces por qué es que eso de salir del closet se tiene que convertir para muchos en una especie de concilio en donde todos los miembros de la familia y amigos más cercanos, tienen que opinar al respecto?

La frase de oro de la mamá de mi amiga fue cuando le dijo que ella estaba de acuerdo en que “esas desviaciones” (sic) fueran para gente muy fea o muy inculta, por que bueno, pues nadie los pela, pero cuando estás más o menos bien y eres áñguien con inteligencia, cómo es posible?! jajaja! Claramente que la mamá de mi amiga no sabe nada de historia universal, habrá oido hablar alguna vez de Alejandro Magno, Oscar Wilde, Virginia Woolf, Michel Foucault, Marlene Dietrich o K. D. Lang?

Lo único que yo siempre he defendido en mi vida y alentado en la de los demás, es ser auténtico, estar feliz y hacer lo que uno quiere sin dañar a los demás y sin dejar que otros decidan lo que es mejor para cada quien, eso es lo que basta, los ue se qudan a tu lado de´spués de salir del closet, son los que valen la pena, los demás que se pudran en la ignorancia y la intolerancia que bastante daño le ha hecho ya a la humanidad, Lo que ellos no comprenden es que la vida cambia mucho cuando cada quien, homosexual o heterosexual o lo que sea, decide estar contento de ser quien es, feliz de ser un descarado para los demás, por que al final de cuentas, ellosse tiene que esconder, coger en lo obscurito y rogar por el perdón divino a la mañana siguiente, nosotros no!

Advertisements