La semana pasada estuvo llena de cosas que normalmente suceden en mi vida, ir a Starbucks y Sushi Itto, caminar por Polanco, mandar mensajes y hablar por fon… Lo que hizo diferente esa semana fue la compañía. Me reí mucho, el tiempo se me fue volando… y ahora la pregunta es: qué hace uno cuando oficialmente es casi imposible evitar pensar en alguien y sonrerir? No es que ande por la vida como menso sonriendo en todo momento, freak show! Jaja, pero pues se está volviendo inevitable que pase en repetidas ocasiones en un día, la razón es la misma, ese mismo alguien de quien por ahora no diré más, excepto el claro hecho de lo mucho que me gusta, cuánto me hace reir y lo bien que me la paso con él. Gracias!
Advertisements