Todos sus discos llevan en el nombre sólo una palabra, misma que describe todo el contenido de la obra, toda su intención, la cual siempre tiene un poco de política, un poco de arte, de descaro, de fiesta y mucho de pop. Así son todos los discos de los Pet Shop Boys, que si bien son considerados la esencia de la música pop llevada hasta sus últimas consecuencias, eso no los hace menos intelegentes e inovadores en cada una de sus creaciones.

De inicio, es verdad, son la exacerbación de lo Pop, y todo lo que ello implica culturalmente en este momento, pero después de un poco de atención, es fácil descubrir como, no sólo la música y el discurso velado de las más diversas ideas de todo tipo están mezclados, literalmente, con los sintetizadores y los beats, sino que el arte, y sus muchas ramificaciones contemporaneas, están presentes en todo momento. El outfit, las imágenes, los videos… Así es ese dueto inglés que, innegablemente forma parte de la historia de la música de nuestros tiempos y que, siendo más arriesgados, son casi tan importantes para la última parte del siglo veinte, como lo fueron en su momento los Beatles o David Bowie. Y es que, con riesgo de parecer exagerado, son ellos los responsables de que hoy existan The Killers, Scissor Sisters, Calvin Harris, Hot Chip y hasta del regreso a la vida de Yoko Ono.

Muy pronto los Pet Shop Boys vuelven, aunque tampoco se han ido jamás, con un disco nuevo por un lado, que siguiendo la tradición, sólo se llama Yes, y por otro, con la nominación del video de Integral (canción escrita a modo de protesta contra las visas biométricas que se planea implementar en el Reino Unido) al premio Brit Insurance Design Of The Year. El mencionado video, ademas de presentar una suerte de coros que recuerdan la época de superioridad militar rusa, contiene cuadros de código QR con imágenes veladas y links a información extra al respecto del tema.

Bien vale la pena pues, darle una revisada a la historia musical de este grupo, sobre todo a sus muy buenos lados B, y esperar con ansias Yes, que seguro no decepcionará a nadie. Después de todo, quién no quisiera escuchar al Che Guevara y a Debussy en disco beat? Enjoy!

Advertisements