A estas alturas todos saben lo que dijo el Papa Benedicto XVI en Africa esta semana. Según él, ahora resulta que el condón no sólo no es un métido adecuado para evitar la propagación del SIDA, sino que además de todo, lo fomenta!
Cualquiera que sea la reaccón ante esto es poca cosa… Un jefe de estado, en visita oficial al continente africano, donde se concentra más de la mitad de la población infectada con VIH en el mundo, se toma la libertad de decir una basrbaridad semejante. Me queda claro que con este tipo de afirmaciones el lider de la ilgesia católica pone de manifiesto que, más allá de estar interesado en los seres humanos, tiene todos sus esfuerzos enfocados en defender el dogma religioso. Cómo se constrye un mundo más justo y preocupado por los que más sufren y menos tienen, cuando existen individuos como él? Y peor aún, cuando en sus manos tienen enormes fortunas y poder (que en este caso es poder sobre la esperanza y las creencias religiosas y principios morales de millones), el riesgo de que nuestro mundo nunca mejore es enorme.
Al margen de cualquier culto o fe, sin tomar en cuenta los principios morales que cada quien tome como adecuados para su vida, me parece que nada es más importante que la vida; la vida de los demás seres humanos, la de los animales, las plantas… la del mundo entero. No se podía esperar algo muy diferente a lo que afirmó este señor, sobre todo cuando recordamos que fue siempre el brazo derecho del Papa anterior (que si bien tenía una presencia mediática que a todos encantaba, tenía las mismas ideas y opiniones) en lo que respecta a la fe cristiana, pero eso no lo disculpa, y mucho menos lo exime de la responsabilidad de lanzar afirmaciones así de fuertes e irresponsables.
Me parece una vergüenza que no haya habido consecuencias más firmes ante lo anterior. La fidelidad marital, el amor y la abstinencia sexual no son, por ningún motivo, la solución al problema del SIDA, mucho menos cuando está, como en Africa, íntimamente relacionado con la cultura propia de cada grupo, no sólo con sus prácticas maritales, sino con los cambios sociales, culturales y de costumbres que se han dado a partir de la terrible falta de acción que el mundo ha presentado ante el problema.
Por gente con mentalidades como la de este señor es que el mundo ha estado mal siempre, las cosas desagradables de la humanidad las han realizado hombres que, como él, no piensan en nada más allá de lo que un adoctrinamiento (no importa si es político, religioso, o de lo que sea) les enseñó. Y sólo como nota al margen; Acaso no es el vaticano uno de los estados más ricos del mundo? Y si está fundado en la creencia del amor por el prójimo, no debería hacer algo más que dar discursos vacios y de pena ajena, como cooperar con investigación, ayuda humanitaria o cualquier otra cosa? Deberían negarle la entrada a cualquier país a gente como él y sobre todo, no darle ni una gota de tinta en los periódicos, ni un minuto de tiempo en tele o radio, ni publicar sus libros… alguien que no valora la vida no merece ester vivo ni decirse hombre.

Advertisements