En el baño de una casa uno es libre de poner cualquier cantidad de cosas raras. He visto posters my divertidos (una vez vi un collage de parejas teniendo seño en baños en las posiciones mas incómodas e inimaginables), flores (que si no son de plástico se mueren en unos días), peceras, figuritas sticky en el espejo (se puede hasta jugar gato) y el típico revistero para leer mientras uno está en la comodidad de ese lugar.

Ahora, para seguir con la universal tradición de lleer en el baño, Koji Suzuki, el mismo japones que escribió Ringu, la historia que dió ligar a la película de El Aro, escribió Drop, un cuento de terror (los japoneses noparecen saber de otro tipo) en nueve capítulos impreso en papel de baño!!!

La historia, obviamente, sucede en un baño público y se va avanzando conforme se va usando el papel, cada rollo cuesta $2.20 usd y reviven la antigua idea japonesa de que en los baños habitaban monstruos cuyas manos podían jalarte a través del inodoro y llevarte a otro mundo. Todo por que, basados en creencias religiosas, los baños en el antiguo Japón estaban apartados del centro de las casa, en la parte más obscura pues se creía que eran algo impuro (y no estaban tan mal).

A leer en el baño se ha dicho. Enjoy!

PD: Alguna vez en un baño vi un letrero escrito por la mamá de los varios adolescentes que ahí vivían que decía, “el baño no es biblioteca, lean en otro lugar!”

Advertisements