Hoy Justine me preguntó, así como de la nada (o tal vez por algo que veíamos en la tele), qué haría si supiera hoy que en dos días moriré irremediablemente… Y me puso a pensar, lo que yo haría (o no haría) sería, no decírselo a nadie, sólo llamar a la gente que más quiero y sin preámbulos ni dramas se los diría. Pasaría un muy buen rato con mi familia, gastaría una buena lana en una muy buena cena en un restaurante caro de los que me encantan y que no visito más de una vez al año por falta de holgura en mis recursos y escucharía todas, todas las muchísimas canciones que me llenan la vida. Haría un CD y escribiría una especie de testamento-memorias en las que pediría que lean ciertas cosas y escuchen ese CD en mi funeral dos días después, y nada más.
Estoy un poco melancólico por pensar en estas cosas, aunque creo que siempre es bueno darles un espacio en serio, no vaya a ser, además de que te ayudan a recordar las cosas que de verdad valen la pena y nada más. Alguna idea?
Advertisements