El asunto de BP obviamente no tiene para cuándo terminar. Ayer Tony Hayward, director general de la empresa petrolera que alguna vez dijo ser “Verde” fue, literalmente aplastado por la cantidad de críticas y cuestionamientos que recibió en el congreso de Estados Unidos. Hayward lo único que hizo fue evadir las preguntas y repetir de mil maneras distintas que BP no descansará hasta solucionar el problema y encontrar las causas del mismo… osea, pura pendejada!

Y es que, a decir verdad, no es para menos, si él es responsable de los treintamil barriles de petroleo que se mezclan con el mar todos los días (por cierto, 30,000 barriles son algo así como 4.8 millones de litros, una cantidad inimaginable en verdad), lo mínimamente adecuado que debe hacer es gastar todo el dinero y esfuerzo que sean necesarios, hasta arreglar la falla y que el petróleo deje de salirse hacia el mar para, después, reparar, en la medida de lo posible los daños ecológicos. A quién le importa, de cualquier manera, si la empresa termina sin una sola libra en el banco, que se mueran de hambre, total, es lo mismo que le han hecho al mundo en los últimos meses. Además, Tony H. tiene el descaro de decir que si la cantidad de barriles recuperados pasa de 15,000 a 30,000, no será sino hasta Agosto, y eso, a ver… Imbecil!

Yo insisto, ¿qué no hay manera de que a este tarado y a todos los responsables en BP, que seguro son muchos, los encarcelen de por vida además de que les quiten todo su dinero para usarlo en la ecología? Después de todo son asesinos y como tales hay que tratarlos.

Sólo como nota al margen para no parecer demasiado amargado… Estoy de acuero en que el asunto del derrame es cosa de todos, pero eso de que los legisladores gringos hayan llamado a Hayward a comparecer me parece demasiado, es decir, Obama tiene cosas en qué ocupar a sus empleados, tales como el asunto de la migración y las armas y la equidad de derechos. Los pobres gringos no pueden evitar meterse en todo excepto en lo que deben.

Advertisements