Mi interés por Björk es algo, más que de entendimiento, algo sólo de placer… aunque eso se ha visto a veces exacervado, a veces menguado, por que lo único en ella que es claro para todo el mundo, es que no es ni una mujer, ni una artista normal.
Biophilia es el nuevo disco de Björk y, para variar es, por decir lo menos, algo de dificil acceso. Se grabó como aplicación para iPad, y después se le adicionaron cosas al estilo de un cd convencional, ya desde ahí es algo tan contemporaneo que el resultado es incierto. De Biophilia lo único que he escuchado hasta ahora es Crystalline, una canción que desde el inicio es cláramente al estilo de Björk, muchos sonidos mezclados, ruiditos y loops que algunos, tan sutiles, se pierden en las primeras veces que uno la oye (por que sí, de hecho hay que oirla muchas más que una sola vez).
Aquella Björk de Human Behaviour y Army of Me quedó lejos, la accesibilidad se ha ido diluyendo en eso que muchos consideran genio artístico y muchísimos más, sólo ven como rareza. El video de la canción es de Michel Gondry, el director francés responsable de trabajos tan dispares como Eternal Sunshine of a Spotless Mind, The Science of Sleep y Green Hornet. Visualmente es un video digno de una exposición en el Centro Pompidou, raro, lento en ocasiones pero que indiscutiblemente atrapa y uno tiene que ver de inicio a fin. No pretendo entender a Björk, lo poco o mucho que he logrado comprender su música me es suficiente para conservar mi gusto por ella y, aunque éste no es un album, al parecer, tan abstracto y dificil como Medúlla o Volta, no cabe duda que ella es un genio y al mismo tiempo un misterio digno de escuchar, al menos de vez en cuando. Enjoy!

Advertisements