Tags

Bryan Ferry sigue siendo el duque del arte contemporaneo, la moda y la música. Cada interpretación (propia o cover) de Ferry posee una sensualidad tal que envuelve y embriaga a pesar de toda resistencia.

Hace cuatro décadas que Roxy Music empezó a mezclar el arte con el rock…pero de verdad! No como los pequeños monstruos contemporaneos que creen haber descubierto el “agua tibia”. Mezclar el arte con el pop (o el rock) no depende de lugares comunes; Una madonna a ritmo de electrónica o un video musical cubista no son ingenio sino el uso (y abuso) de lo ya existente en medios diversos.

Desde Roxy Music a la fecha, pasando por la amplica carrera solista y el muy reciente interés por el jazz y los remixes, Ferry ha dedicado sus años a ser el silencioso duque de lo extraño y lo mundano en sincronía.

Bryan Ferry

Avonmore es a todas luces un album cien por ciento de Bryan Ferry. La música es suave, de una ligeresa que golpea con fuerza al que la escucha. Atrapa como esas mujeres sensuales que envuelven con su encanto sin que sepas en qué momento pasó ni cómo. Con las letras de Ferry pasa lo mismo, se balancean entre lo sórdido y lo romántico, a veces me recuerdan Bitter Moon de Polanski (que bien podría haber hecho el video de abajo), ya que pareciera imposible quitarles la atención; algo así como cuando los marinos no podían dejar de oír a las sirenas que sabían que no debían escuchar.

Después de hacer música indudablemente buena pero distante de ser auténticamente Ferry, y de coquetear con el rock, la electrónica y el pop, Bryan Ferry vuelve a sonar como Roxy Music, probablemtne porque nunca sabremos quien influyó más a quién. Avonmore es cristalizado por Rhett Davies (quien produjo a la banda y al cantante en solitario más de una vez ya) y va desde “Loop De Li” en la que colaboran nada menos que Nile Rodgers y Johnny Marr entre otros, hasta “Johnny & Mary”, el cover de Robert Palmer que junto con Todd Terje, DJ EDM, revivió, por no decir que remodeló desde lo más básico.

Avonmore es indudablemente el testamento del genio sensual y atemporaneo (pero siempre moderno) de un hombre que silenciosamente se ha vuelto una indiscutible influencia en la moda y la música, junto con David Bowie o Duran Duran.

Advertisements