Tags

De no ser Swift, Grande, Azalea o Minaj, la radio, y el mundo del pop, en general, no hace caso de la música de nadie más al parecer. ¿La razón? La edad.

Hace unos días la laguna vez diva del pop y el R&B Janet Jackson anunció que “ha estado escuchando” (aunque no sabemos qué), y lanzará un nuevo álbum, y un tour que lo acompañe antes del otoño de este año. Su música era excepcional, aunque con una carrera que subía y bajaba, y con éxitos inconsistentes, la señora Jackson es un ícono de la música pop, pero probablemente le suceda lo que a muchas otras cantantes como Mariah o Celine Dion, terminará siendo residentes de algún teatro en Las Vegas, por la simple razón de que el éxito, la fama, los estadios llenos…todo ello depende en su mayoría, de la juventud, no del talento.

La industria de la música popular está (erróneamente) dirigida a un público adolescente en su mayoría, basta encender la radio en casi cualquier estación…y ¡no hablemos de MTV! Todo lo cual explica, probablemente, la negación a envejecer de Madonna, quien con cada nuevo disco vende menos, canta menos y se transforma más en una monstruosa representación de lo que fue. No es que esto no lo sufran los hombres, pero como casi siempre pasa, sus carreras no son tan efímeras como las de las divas-símbolos sexuales, que se transforman en residentes en Las Vegas, y después en música de adulto contemporáneo que se vuelve parte de la lista C de BBC Radio2 si acaso.

Sea como sea, así gira el mundo, y no queda de otra mas que disfrutar de la música de Janet Jackson, la pasen por donde la pasen, y esperar a que Madonna entre en razón y deje de operarse la cara antes de parecerse a Mum-Ra el inmortal.

Advertisements